“Fue un sueño hecho realidad presentarle mi novio a mis papás”

Esta es la historia de José Miguel, un joven gay que nos cuenta como el amor de sus papás le dio las armas para luchar contra la discriminación y los prejuicios.

¿Cómo fue la reacción de tu entorno (familia, amig@s, colegas, etc.) cuando les contaste que eras gay?

Fue reconfortante la mayor parte del tiempo. Cuando les conté a mis papás, me sentí­ muy libre y orgulloso de ser como soy. Nunca hubo discriminación por parte de ellos, de hecho ellos me ayudaron a verlo como algo normal; también me enseñaron a que tuviera cuidado con el mundo al que me iba a enfrentar. Así­ que fue ahí­ cuando empecé a tener más inseguridades, al principio me daba miedo salir tomado de la mano con mi pareja o usar alguna prenda de vestir que me hiciera ver demasiado “gay”.

Aún así­, con el pasar el tiempo, muchas personas, entre amigos y familiares, me mostraron su apertura frente a la homosexualidad, así­ que decidí­ empezar a sentirme tranquilo en todos los ambientes que viví­a (universidad, casa, lugares públicos). Poco a poco encontré personas que sabí­a que nunca me iban a juzgar o criticar. Me siento privilegiado por la posición desde la que he vivido mi sexualidad.

“Cuando les conté a mis papás que soy gay, me sentí­ muy libre y orgulloso de ser como soy”.

¿Cómo fue la primera vez que presentaste tu pareja a tu familia?

Me acuerdo mucho de que una semana antes de presentarles mi primera pareja a mi familia, yo le estaba contando a mis padres que era gay. Así­ que todo fue súper rápido porque yo querí­a que mis papás vieran con quien estaba y quien me hací­a feliz. Creo que fue todo un acontecimiento, pues ellos me ofrecieron a salir a cenar o hacer algo especí­fico, a lo que  yo decidí­ que prepararí­amos una cena en casa. ¡Fue hermoso! Me sentí­a feliz y extasiado, era como un sueño ver como mis papás veí­an a mi novio y le hablaban, casi pensé que era mentira o que era un sueño. ¡Pero no! Fue real, eso pasó hace casi 5 años y hoy en dí­a sigue siendo uno de los dí­as más bonitos que he tenido…nunca lo olvidaré.

¿Cuál es esa relación que demuestra en tu vida que el amor es la mejor arma contra la discriminación?

Sin duda alguna, la de mi mamá. Si puedo definir el amor en una persona, serí­a ella. A pesar de que tenga creencias muy definidas, jamás me ha hecho sentir menos o más por cómo soy. La base de actuar es el amor. Nunca saldrí­a algo de su boca en contra de alguien más, así­ que eso es lo que me da armas para luchar contra la discriminación y  los prejuicios.

“No puedo entender como el mundo se asombra más por el amor entre dos personas que por las mismas guerras que dividen naciones, acaban con el mundo y destruyen almas”

¿Cuál es el lugar del amor en tu vida? ¿Cómo has vivido el amor siendo una persona gay?

El amor ha sido sin duda lo más importante a lo largo de mi vida, desde el que me han dado mis padres cuando era pequeño, hasta el que me han brindado mis hermanos y mis amigos. Así­ que al ver el amor que me han ofrecido, Â también decido brindar amor a los demás, y eso incluye mis parejas, las cuales han sido personas que han traí­do felicidad a mi camino.

Muchas personas tienen aún muchos prejuicios sobre el amor entre dos hombres, ¿qué les dirí­as a ellos?

Les dirí­a que simplemente no puedo entender como el mundo se asombra más por el amor entre personas que por las mismas guerras que dividen naciones, acaban con el mundo y destruyen almas… Eso sí­ deberí­a tener prejuicios, no el amor que dos personas se pueden tener sin importar su sexualidad.

Al final de nuestra entrevista, José Miguel nos dejó un mensaje que les queremos compartir:

“Muchas gracias por brindarme este espacio para abrirme y expresar una parte muy sensible de mi ser. Reconozco el trabajo de Colombia Diversa y espero que este material ayude para un mundo sin discriminación y para futuras generaciones.”

Te recomendamos leer una crónica en la que Laurie nos contó como utilizó su bisexualidad  para luchar contra la discriminación ( Ver aquí :”Mi bisexualidad como forma de lucha contra la discrminación“). También te puede interesar la historia de Esmeralda, una joven lesbiana, que nos contó como aprendió lo que es el verdadero amor a través de la aceptación de su familia (Ver aquí“Mi hermano lloró, me abrazó y me dijo que me aceptaba tal y como era“).