De los inicios de la literatura homoerótica en Colombia

Por: María Ximena Cortés

Casi me dan ganas de decirle que me perdone: en serio. Y maldigo que no estemos solos para abrazarlo, y cogerle la mejilla con mi mano, y chuparle ese hilillo de gaseosa que le está escurriendo por la barbilla… si estuviéramos solos: si él me dejara…”

(Molano, 2002, p. 28)

La novela Un beso de Dick publicada en 1992 por la Cámara de Comercio de Medellín, del escritor colombiano Fernando Molano, nos permite ver la historia de dos adolescentes que exploran su sexualidad y el goce del primer amor, envueltos en una narración que trasciende su inocencia al enfrentar la discriminación social y familiar. Felipe y Leonardo se vuelven tópicos y símbolos en cuanto a la subversión del sujeto homoerótico en la literatura. Este término de homoerotismo permite al lector entender de una mejor manera la expresión de sentimientos de amor por otro del mismo sexo.

La realidad en la novela de Molano está medida por el descubrimiento de un gusto por Leonardo, desde la visión de Felipe, que va a permear toda la lectura en cómo inicia esta atracción y como termina estando totalmente enamorados e intimando sexualmente. Así, el libro inicia con la ilusión de tener ese amor, teniendo en cuenta que el personaje no se pregunta si está bien o mal sentir una atracción hacia una persona del mismo sexo, sino que se normaliza dentro de la novela:

“[…] Ah, yo solo quisiera que Leonardo me amara; que él estuviera ahora a mi lado… y ser como de él. Felipe solo sueña ser el hombre más grande de este mundo, Hugo. Para que Leonardo lo desnude cuando quiera… -Y que haga con él lo que quiera…” (Molano, 2002, p.18).

Es entonces cuando la relación entra en contacto con esa exploración sexual entre los dos muchachos, haciendo de un roto de un pantalón un elemento erótico del cuerpo y el deseo masculino:

“El desliza su mano, con disimulo, y resbala un dedo entre mi roto… o sea, entre su roto: y yo ya me siento como cuando a uno lo mata un rayo o algo así…: es terrible” (Molano, 2002, p. 47)

De lo que se concluye que, el término homoerótico se emplea en esta novela de una manera inocente, no reflexionando sobre la vida de dos sujetos adultos que se aman, sino de dos muchachos de colegio que están aprendiendo a amar y a desear. De las dudas y los anhelos que estos personajes tienen diariamente. Es por lo que el libro está escrito a manera de monólogo y en primera persona, para permitir al lector acercarse al personaje, identificarse y sentir sus vivencias, sus experiencias, sus deseos y sus miedos.

Lo que provoca la lectura es dejar en claro cómo se vive la relación entre dos muchachos que se aman por elección, porque quieren vivir sus vidas uno con el otro a pesar de la discriminación, de la perversión y de la mirada enferma de la sociedad. Por eso, esta narración contribuye en la literatura colombiana por su alto contenido de metáforas y de alusiones en el entorno social de la época, por cómo viven cotidianamente los sujetos homoeróticos y por lo que sienten, desde la visión de un niño al enamorarse de la otra persona y cómo esto no resulta ser malo como socialmente se ha dicho.

*Esta es un una snópsis de un trabajo académico realizado para la Universidad Autónoma de Colombia. Para conocer el documento completo solo deber dar click aquí 

Para seguir más contenidos como este recuerda seguir a Adelante Diversidad Sexual en Facebook